Tu vehículo es el mejor aliado para llevarte donde quieras, pero no hay que olvidar que es una máquina y necesita de tu atención y mantenimiento

¿Qué documentación necesitas presentar para pasar la ITV?

  • Ficha Técnica del vehículo también denominada Tarjeta de ITV
  • Permiso de circulación

Os recomendamos que también traigáis el recibo del seguro en vigor así como los documentos de homologación  de los posibles accesorios que se hayan instalado en el vehículo si éstos son de reciente instalación y no se han anotado en la ficha técnica.

¿Puedo comprobar yo mismo los puntos básicos para pasar la ITV ?

La mayoría de ellos sí; de hecho, estadísticamente la mayoría de los defectos graves se corresponden a elementos de inspección visual y que en su mayoría podrían haber sido subsanados antes de realizar la ITV, por ejemplo: comprobar el correcto estado de los neumáticos, los dispositivos de alumbrado, espejos, cinturones de seguridad, etc.

Te aconsejamos que antes de pasar la ITV lo revises, es una práctica sencilla y muy recomendable, además evitarás acumular fallos innecesarios que te puedan obligar a volver a realizar la inspección.

Seguir estos sencillos consejos de forma periódica le ayudará a circular con mayor seguridad, reducir accidentes y aumentar la esperanza de vida de su vehículo. Si nota que su vehículo no funciona correctamente le recomendamos que lo revise en un taller.

Ante cualquier duda siempre puedes ponerte en contacto con el departamento técnico de cualquiera de Nuestros Centros de ITV de Madrid o de Castilla – La Mancha:

ITV Majadahonda ITV Vicálvaro ITV Fuencarral
ITV Toledo – Olías del Rey ITV Ciudad Real ITV Villarrobledo

Coche ITV   Antes de pasar la ITV de tu COCHE, comprueba:

POR EL EXTERIOR:

  • Alumbrado. Comprueba las luces exteriores de tu vehículo; el funcionamiento de las bombillas, que el color es el correcto, no existe comunicación entre dispositivos (por ejemplo la luz de posición parpadea al poner el intermitente), además de que las tulipas no estén rotas y dejan pasar la luz correctamente.
  • Claxon. Comprueba que funciona correctamente, es clave en momentos de necesidad ya que podremos advertir a los demás usuarios de la vía nuestra presencia.
  • Limpiaparabrisas. Verifica que los limpiaparabrisas funcionan correctamente, barren bien y que el nivel del líquido de lavado es el adecuado, así evitaremos sufrir esos incómodos momentos de falta de visibilidad cuando más lo necesitamos.
  • Neumáticos. Comprueba periódicamente que el dibujo de los neumáticos no llega al testigo límite, que la presión es correcta y que el desgaste es regular. A la hora de cambiar los neumáticos es importante que cumplan con lo especificado en la ficha técnica. Recuerda que son la única parte del vehículo que está en contacto con la carretera y que en situaciones extremas marcan la diferencia.

Si tienes alguna duda consúltanos previamente al cambio, así te asegurarás de que los neumáticos que compres son los adecuados para tu vehículo.

  • Carrocería, retrovisores y matrículas. Revisa el buen estado y sujeción de los mismos. Si están muy dañados pueden provocar algún tipo de corte; por ejemplo, en el caso de que alguien se enganche con ellos mientras el coche esté aparcado.
  • Fisuras o impactos en el parabrisas. No debe haber impactos o fisuras en el parabrisas en la zona de visión del conductor, ya que disminuirá su visibilidad sobre la vía y en algunos casos una simple reparación a tiempo puede evitar el cambio de la luna completa.

POR EL INTERIOR:

  • En frenos, lo más importante es que estén bien equilibrados. Si al pisar el freno suavemente en punto muerto y soltando el volante ves que el coche se desvía, probablemente tenga un problema de desequilibrio de frenada. Si quieres verificar el correcto funcionamiento del freno de mano, aparque en una pendiente y acciónelo, el coche no debe moverse. Si circulas en línea recta por la autopista y notas que el vehículo constantemente tiende a desviarse hacia un lado, podría indicar que se ha ido el paralelo, un fallo en la dirección o en el sistema de suspensión.
  • Cinturones de seguridad y anclajes. Tira con brusquedad de todos los cinturones de seguridad para comprobar su buen estado, deben bloquearse y, después, recogerse con rapidez. Los anclajes de los cinturones, deben sujetarse y soltarse fácilmente.
  • Alumbrado del cuadro de mando. Revise que no se queden encendidos los testigos de fallo motor o del airbag; se deben apagar después de unos segundos tras encender el coche; estos nos advierten del correcto funcionamiento de vehículo.
  • Cierre y apertura de las puertas desde el interior y el exterior.
  • Emisiones. Recomendamos que que antes de ir a al Centro de ITV ruedes el vehículo con el motor alto de vueltas apurando las marchas y bien caliente. Revisa el estado del motor de su vehículo y presta especial atención a si sale mucho humo al pisar a fondo el acelerador, ruidos extraños, fugas de líquidos del motor, tirones, consumo de combustible excesivo. Podrían ser síntomas de un funcionamiento defectuoso o afectar al nivel de emisiones contaminantes.

Sólo un último apunte, si has instalado cualquier accesorio en el coche o lo has reformado, como por ejemplo un enganche de remolque, unas defensas o estribos, necesitarás presentar la documentación para legalizarlo. Si tienes cualquier duda técnica puedes consultanos en cuelquiera de nuestros centros de ITV .

ITV moto, ciclomotor, motocicleta Antes de pasar la ITV de tu MOTO, Comprueba:

1.- Neumáticos

Comprueba el correcto estado del dibujo de los neumáticos, a la hora de su sustitución debes de tener en cuenta que coincidan con los habilitados en la homologación, los cuales vienen descritos en la ficha técnica.

Si tienes alguna duda consúltanos previamente al cambio, así te asegurarás de que los neumáticos que compres son los adecuados para tu moto.

2.- Correcto funcionamiento del claxon o bocina 

3.- Alumbrado y espejos

Revisa que el sistema de alumbrado delantero (luz de posición, la luz corta o de cruce y las largas o de alcance) funcionan correctamente, que no deslumbran y que tengan una intensidad adecuada.

En el sistema de alumbrado trasero comprueba que la luz de posición, luz de matrícula y luz de freno, tanto al presionar el accionamiento delantero como el trasero, funcionan correctamente.

Un truquillo casero para saber si tu moto tiene las luces bien situadas y no deslumbras a los demás conductores e poner la moto recta a unos 5 metros detrás de un coche. El haz de las luces cortas debe iluminar sobre la matrícula del coche o como mucho un pelín por encima de éste (nunca debe rebasar la luna trasera del coche ya que irías deslumbrando al conductor de delante). Si el haz de luces se queda por debajo de la placa de matrícula es que las llevas bajas y hay que subir el faro (en el libro del propietario te explica cómo regularlas).

Comprueba el funcionamiento de los intermitentes. El izquierdo y el derecho, tanto delantero como trasero.

Los dos espejos retrovisores deben de ser los homologados y estar en buen estado.

¡Importante! acuérdate de que detrás también hay que llevar el catadióptrico (reflectante trasero obligatorio) y que al igual que las luces, también tiene que estar homologado, si has cambiado el porta-matrículas, acuérdate de él 🙂

4.- Buen estado de la matrícula

5.- Gases del tubo de escape y motor

Un consumo elevado de carburante o gases de escape muy blancos suelen ser síntomas de una alta contaminación. Todos los motores están homologados con un nivel de emisiones contaminantes determinado, dentro de unos márgenes de error, tu moto  no debe de rebasar ese nivel de contaminación.

Si quieres cambiar el tubo de escape por otro con mejores prestaciones, se puede hacer, pero asegúrate de que el nuevo tubo está homologado (debe llevar el sello de homologación grabado) y estar bien instalado sobre los anclajes originales.

Una forma de saber si el motor está en buen estado es revisar que no haya fugas de líquidos ni piezas sueltas y que arranque y se apague con normalidad.

6.- Ruidos

Comprueba que el escape está en buenas condiciones. Si lo llevas suelto, picado, sin el Dbkiller o, en algunos casos, con la fibra interior quemada (se puede cambiar), puede que dé un valor superior al aceptable. Comprueba esa fibra; si tu escape es de los que la llevan, comprueba que los soportes y demás tornillería cercana está bien apretada y no vibra para no hacer ruido.

7.- Frenos y ruedas

Revisa que las ruedas de la moto, además de que manillar, mandos y demás estén bien apretados, en su posición normal y tengan un funcionamiento correcto. Comprueba que las suspensiones actúen correctamente y no tengan fugas de aceite. Lógicamente, no puede haber roturas de chasis ni nada similar, aunque esto es suficientemente grave como para que lo sepas y no te arriesgues ni siquiera a llevar la moto en marcha.

Ojo con la tensión de la cadena: si está muy destensada puede ser peligroso.

Los frenos es una parte importantísima, comprueba que tu moto o ciclomotor frena bien. Si tienes dudas, revisa las pastillas y, en su caso, la tensión del cable del tambor.

8.- Carrocería

La carrocería también entra en la revisión, como es normal. No puede haber desperfectos graves, no puedes ir sin aletas, o con la mitad del carenado “colgando” o sujeta con cinta americana.

Si quieres hacernos otras preguntas o alguna sugerencia puedes escribirnos en la nueva pestaña de consúltanos, donde estaremos encantados de resolveros todas las dudas relacionadas con la inspección de tu vehículo.

Otra información que te podría interesar:

La ITV de los Neumáticos

Los cambios más relevantes en la normativa de las ITV – mayo 2018

¿Cómo son las lámparas de los vehículos? Tipos y evolución

El 18,77% de los vehículos inspeccionados en las estaciones de ITV presentaban, al menos, un defecto técnico grave

Si te ha gustado comparte