Si nuestra seguridad es importante, la de los más pequeños sin duda lo es con mayor razón. Por ello es lógico que antes de enfrentarnos a la compra de una silla para el coche, en la cual deben viajar nuestros hijos, nos asalten muchas dudas. Son cuestiones que debemos reflexionar con calma y después de habernos informado bien.

Los SRI o Sistemas de Retención Infantil son sistemas reforzados para garantizar la protección de los bebés y los niños cuando deben ir a bordo de vehículos a motor, tanto en la circulación por vías urbanas como interurbanas. Según datos de la propia Dirección General de Tráfico (DGT), el uso de sillas infantiles en el coche reduce en un 75% las muertes y en un 90% las lesiones de los más pequeños en caso de accidente.

Nuestros hijos van experimentando muchos cambios en su altura y peso a lo largo de su proceso de crecimiento. Y tenemos que estar muy pendientes de ellos, porque los sistemas de retención tienen que ajustarse, obligatoriamente, a sus nuevas características. Es vital para garantizar su seguridad.

La edad, estatura y peso de los pequeños son los factores que marcarán la diferencia a la hora de tener que escoger un tipo de silla u otro. A continuación aclararemos las dudas más frecuentes sobre qué tipo de silla debemos escoger para la seguridad de los niños. Así como dónde deben ser instaladas.

¿Qué dice la ley sobre las sillas de coche para los niños?

Lo primero que tenemos que tener muy claro es que los menores de 18 años, de estatura igual o inferior a 135 centímetros, siempre deberán utilizar sistemas de retención infantil adaptados a su estatura y peso.

La entrada en vigor del Real Decreto 667/2015, que modificó el artículo 117 del Reglamento General de Circulación sobre el cinturón de seguridad y el SRI homologado, marcó un antes y un después en este sentido.

Esta modificación aclaraba, por fin, que tanto la instalación de la silla del niño (sistema de retención), bien en el sentido de la marcha o al sentido contrario, como la forma de colocarla y el tipo de vehículo donde puede utilizarse de forma segura dependerá de las instrucciones que facilite el fabricante.

Por lo tanto, gracias al nuevo reglamento, las sillas tienen que indicar el rango de altura y la edad orientativa del menor que vaya a ocuparlas. Lo cual es una pista muy importante para saber qué silla debemos elegir y cuándo debemos cambiarla.

En la actualidad, las sillas de coche para niños que hay en el mercado se rigen por dos normativas de forma paralela. La más conocida es la ECE R44/04, que hace referencia a los distintos grupos de Sistemas de Retención Infantil (SRI) según el peso del niño.

Aunque la norma más reciente (2013), la ISize (ECE R129 ISize), establece unos criterios en función de la altura. Y es especialmente significativa por introducir cambios importantes respecto a los bebés de hasta 15 meses y por mejorar la seguridad frente a impactos en colisiones laterales y frontales.

¿Qué es lo primero que hay que tener en cuenta para utilizar un SRI?

Antes de buscar la silla adecuada a la seguridad de nuestros hijos y sus necesidades, debemos confirmar el sistema de anclaje disponible en el vehículo. La silla que compremos tiene que ser cómoda y adaptarse bien a nuestro vehículo.

En cuanto a la mejor manera de instalar la silla del niño en el coche, existen dos formas. Bien con el cinturón de seguridad o bien utilizando la forma más recomendada: el sistema Isofix. Este sistema está compuesto por tres puntos de anclaje, dos situados ente el respaldo y el asiento y un tercer punto que evita que la silla rote en caso de impacto.

¿Cuáles son los grupos o tipos fundamentales de sillas infantiles para el coche?

Existen ocho grupos o categorías respecto a los SRI o sillas infantiles para vehículos. Los cuales resumen muy bien las características más importantes que deben contemplar estos sistemas:

  • Sillas i-Size 45-75 cm

Responden a la nueva normativa y tienen anclaje Isofix. El capazo tiene arneses que sujetan totalmente al bebé. Estas sillas para el coche tienen que ir instaladas en sentido contrario a la marcha.

  • Grupo 0 (hasta 10kg)

Capazo para recién nacidos que no superen los 10kg de peso. Se coloca en el asiento trasero de forma transversal, con la cabeza del bebé mirando hacia el interior.

  • Grupo 0 y 0+ (hasta 13kg)

– Sillas que deben ubicarse siempre en el sentido contrario a la marcha y que sujetan a los niños mediante un arnés de 5 puntos.

– Solamente se colocarán en asientos delanteros en excepciones según marca la normativa (y siempre con el airbag del copiloto desactivado).

– Si la cabeza del bebé sobresale del respaldo es el momento de cambiar de silla (así como si supera los 13kg).

  • Sillas i-Size hasta 105cm

– Adaptadas completamente a los nuevos estándares ECE R129 i-Size para menores cuya altura no supere los 105cm.

– Siempre llevan anclajes Isofix.

– Hay que instalarlas obligatoriamente en el sentido inverso a la marcha del vehículo hasta que el niño cumpla los 15 meses. No obstante, se recomienda mantenerlas así hasta los 4 años (haciendo caso a las indicaciones del fabricante).

  • Grupo 1: menores de 9 a 18kg

– El menor queda sujeto mediante un arnés de 5 puntos que va bien ajustado a su cuerpo.

– Puede colocarse en ambos sentidos de la marcha. Lo recomendable, sin embargo, es llevar al menor en sentido inverso a la marcha.

– Tenemos que evitar siempre las holguras tanto en los arneses como en la instalación del cinturón.

  • Grupo 2: niños de 15 a 25kg

– Tiene un cojín elevador con respaldo, que influye en la protección lateral de la cabeza y que permite adaptar el cinturón de seguridad del vehículo a la sujeción del menor.

– El niño puede viajar de esta forma también en el asiento delantero en sentido de la marcha cuando lo indiquen las excepciones de la norma.

  • Grupo 3: niños de 22 a 36 kg

Estas sillas tienen un cojín elevador que puede adaptarse de forma que el menor puede usar el cinturón de seguridad del coche de tres puntos con seguridad.

  • Grupo a partir de 135cm o sillas i-Size de 100 a 150cm

Desde junio de 2017 ya podemos encontrar sillas homologadas según la normativa R129 ISize para niños que midan desde 100 y 150cm. Las cuales se colocan en el sentido de la marcha y no tienen límites en el peso del menor. Aquí todas las indicaciones del fabricante deben ser tenidas en consideración, puesto que desde los 135 hasta los 150cm la silla tiene unas especificidades que igual no son compatibles con nuestro vehículo.

Recientemente RACE publicó el primer informe de sillas infantiles de 2019. De las 35 sillas disponibles en el mercado que se analizaron en el laboratorio del ADAC en Landsberg, cuatro obtuvieron la peor puntuación posible. Lo cual demuestra la importancia de estar bien informados y prestar mucha atención a las etiquetas de homologación y las especificidades del fabricante.

¿En qué asiento del coche debo poner la silla del niño o SRI?

Nunca debemos cansarnos de recordar la regla de oro: los menores de edad con estatura igual o inferior a 135 centímetros deberán ocupar forzosamente uno de los asientos traseros del vehículo.

En los supuestos de que no disponga de dichos asientos, estén ya ocupados o no pueda instalarse ningún sistema de retención infantil (tal y como establece la normativa respecto a los casos excepcionales) se podrá utilizar el asiento delantero del vehículo. Pero si éste dispone de airbag frontal, deberá desactivarse cuando el SRI vaya orientado hacia atrás.

Y como ya todos sabemos: la falta de instalación y la no utilización de los cinturones de seguridad y otros sistemas de retención infantil homologados está considerado como una infracción grave o muy grave. ¡La seguridad nunca es una opción!

Si te ha gustado comparte