El verano y las altas temperaturas nos obligan a estar muy pendientes del sistema de climatización de nuestro vehículo. Y es que, aunque muchas personas no lo saben, el correcto funcionamiento del aire acondicionado también requiere de revisiones por nuestra parte. Seguro que en más de una ocasión habéis notado un olor raro al encender el aire, o tenéis la sensación de que no enfría tanto como debiera…

Hoy os explicamos cuál es el funcionamiento del sistema de climatización y os damos algunos consejos para su mantenimiento. Para que este verano podáis conducir bien fresquitos: con seguridad y disfrutando de la carretera.

¿Por qué es importante el mantenimiento del aire acondicionado del coche?

El sistema de climatización del coche es algo que, en demasiadas ocasiones, mucha gente pasa por alto a la hora de revisar y cuidar su vehículo. Suelen atenderse antes otros elementos que se consideran indispensables, como los neumáticos o el motor, y el aire acondicionado lamentablemente se queda en un segundo plano.

Pero es muy importante recordar que el correcto mantenimiento del sistema de climatización de nuestro vehículo no solo nos hace conducir más a gusto. Es un elemento más que afecta a nuestra seguridad ante el volante.

Si el interior de un vehículo está demasiado caliente, esto puede provocar somnolencia en el conductor. Lo cual, obviamente, puede ser peligrosísimo; poniendo en grave riesgo su vida, la del resto de los ocupantes y la de todas aquellas personas con las que coincida en la vía pública.

La temperatura ideal con la que deberíamos conducir tendría que encontrarse entre los 21 y los 23 grados.

Y la revisión del aire acondicionado de nuestro coche tendríamos que realizarla, al menos, de forma anual. Esto nos ayudaría a evitar averías y otros problemas más complicados de solucionar a largo plazo.

¿Qué elementos forman parte del sistema de climatización del coche?

  • Filtro del habitáculo: Su papel es proteger el interior del vehículo del polen, los ácaros del polvo, los hongos y otro tipo de elementos en suspensión que pueden ser nocivos para nuestra salud. Hay que renovarlo periódicamente.
  • Compresor: Su función es comprimir el gas y moverlo por el circuito para que el sistema funcione correctamente.
  • Condensador: Enfría el gas y permite su transformación en estado líquido.
  • Evaporador: Evapora el aire y elimina la humedad.
  • Válvula de expansión: Permite el paso del fluido para generar frío.
  • Filtro deshidratante: Filtra las impurezas y protege el compresor.

¿En qué debo fijarme para cuidar del aire acondicionado de mi vehículo?

Como muchos de vosotros ya sabréis, el aire acondicionado de los vehículos necesita un gas específico, que pasa por un circuito cerrado. Conforme el aire va circulando, este gas se va perdiendo poco a poco de forma progresiva.

Según datos que maneja la Dirección General de Tráfico (DGT), anualmente se estima que el circuito del aire acondicionado puede perder hasta un 20% del gas que contribuye con su enfriamiento. De modo que, al menos cada dos años, este gas debe ser recargado.

Un consejo muy importante que no podemos pasar por alto para el correcto mantenimiento del sistema de climatización de nuestro coche tiene que ver con no abandonarlo en invierno. Cuando llegue el frío, no podemos olvidar encender el aire acondicionado un rato de vez en cuando. Por ejemplo, podemos establecer esta rutina cuando queramos desempañar los cristales. Así, evitaremos que el circuito se obstruya y deje de funcionar correctamente en verano.

A la hora de recargar este gas en el taller, siempre hay que tener en cuenta cada modelo de vehículo. Porque variará en función de la cantidad de refrigerante y aceite de cada tipo de coche. Y, obviamente, los productos que se utilicen deben estar totalmente adaptados a la normativa vigente.

Existen otro par de elementos que debemos revisar. En cuanto al filtro del aire, por norma general, la mayoría de los fabricantes recomiendan cambiarlo una vez al año, o cada 10.000 km. Mientras que el filtro deshidratante suele funcionar adecuadamente durante 5 o 6 años.

¿Cómo podemos detectar que el aire acondicionado del coche no funciona bien?

Por lo general hay 6 claves que nos indican que algo no va bien…

1. El aire huele mal. Si al encenderlo notamos mal olor, esto quiere decir que los conductos están sucios y hay que hacer una desinfección: para acabar con las bacterias, hongos y otros elementos que pueden ser perjudiciales para la salud.

2. Sale poco aire. Esto suele pasar cuando el filtro no está limpio y su salida está obstruida.

3. El aire no enfría. Esto es una señal que nos alerta de que, o bien hay una avería, o bien es necesario recargar el gas.

4. El circuito pierde gas. Si es una fuga pequeña, en el taller nos lo resolverán con un tapafugas y recargando el gas a continuación. Pero si hablamos de una avería más importante, tendremos que sustituir la pieza.

5. Notamos humedad. En el sistema de climatización pueden aparecer humedades. O bien puede suceder que el propio filtro deshidratante no esté en buenas condiciones.

6. Hace un ruido extraño. Si el aire no enfría adecuadamente y notamos ruidos en la zona del motor, probablemente nos encontremos ante la avería más cara: hay que sustituir el compresor.

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda. Ya sabes que si tienes cualquier duda puedes contactarnos, dejarnos un comentario en este artículo o escribir en la sección «Pregúntanos» y te responderemos a la mayor brevedad.

Quizás también te interese:

Si te ha gustado comparte