Muchos conductores, especialmente aquellos que son noveles, no saben que existen otra serie de inspecciones muy importantes además de la ITV. Este tipo de inspecciones reciben el nombre genérico de “no periódicas”, puesto que se realizan de forma puntual. ¡Pero son también muy importantes para tu seguridad!

La llamada inspección por cambio de servicio (popularmente conocida como ITV por cambio de servicio) se trata de una inspección no periódica relativa al tipo de actividad de tu vehículo.

A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre la inspección por cambio de servicio y cuándo te afecta. ¡Sigue leyendo y no quedes con ninguna duda!

¿Qué es una inspección por cambio de servicio?

Como bien sabrás, cuando matriculamos un vehículo indicamos a través de este trámite para qué vamos a usarlo.

O dicho de otra manera, al matricular nuestro vehículo se le asigna un código que nos indica (ente otras cosas) cuál es la finalidad de su uso y, por lo tanto, cada cuánto tiempo tiene que pasar la ITV. Esto aparece reflejado en el permiso de circulación.

No es lo mismo que nuestro coche sea un turismo privado y su finalidad sea simplemente la de desplazar a los ocupantes permitidos, o que vaya a ejercer un servicio público. Tampoco es lo mismo que nuestro vehículo sea un taxi, se dedique al transporte escolar, sea un coche de autoescuela o se haya sido acondicionado para convertirse en vivienda…

En el primer caso, por ejemplo, la A de dicho código significa que el vehículo lleva a cabo un servicio público. En cambio, si lo que aparece es una B, esto quiere decir que el vehículo desempeña un servicio particular.

Y en el segundo caso, la numeración que va desde el 00 hasta el 21 nos indica cuál es ese servicio específico para el que está destinado nuestro coche (como mencionábamos, taxi, transporte escolar, autoescuela, policía, etc.).

¿Qué tengo que hacer en caso de un cambio de servicio?

Cuando a un vehículo se le cambia el uso para ofrecer un servicio diferente al que en un principio se destinó, entonces hay que hacer varias gestiones:

  • Pasar la inspección técnica por cambio de servicio:

    En algunos supuestos es necesario realizar este trámite que puedes llevar a cabo en un centro de ITV. Una vez se haya llevado a cabo la inspección y se confirme que el vehículo es apto y está en perfectas condiciones para realizar su nuevo cometido, esta información aparecerá en tu Tarjeta de ITV.

Para ello se modifica el dato de clasificación en la tarjeta de ITV , y se añade la fecha de la siguiente inspección según el nuevo destino.

Puede existir la posibilidad de que la inspección como tal no tenga que llevarse a cabo. Lo cual sería posible solo cuando suceda antes del vencimiento del primer plazo para  la ITV del vehículo y no se han tenido que realizar cambios técnicos en el vehículo para que éste lleve a cabo su nueva función.

En tal supuesto, en el centro de ITV solamente se verificará que esto es correcto y se anotará el nuevo servicio en la Tarjeta de ITV.

  • Renovar el permiso de circulación:

    Para llevar a cabo este trámite tenemos que desplazarnos a la Jefatura de Tráfico. Allí nos informarán convenientemente de todo y podremos llevar a cabo dicha renovación.
  • Hacienda y el seguro:

    ¡Por último pero no por ello menos importante! Es fundamental también que avises a Hacienda del cambio de servicio de tu vehículo. Es posible que tengas que pagar algún impuesto relativo al nuevo uso. También debes hablar con tu seguro, puesto que puede que la cuota se vea afectada.

¿Has aclarado tus dudas sobre la inspección por cambio de servicio? ¿Tienes más preguntas? No dudes en ponerte en contacto con nosotros. En GRUPO IDV-ITV Services te garantizamos un servicio totalmente personalizado y de calidad para que nunca vuelvas a pensar que la inspección de tu vehículo es un trámite molesto. Te lo ponemos muy fácil para que no tengas que preocuparte de nada. Tu seguridad es nuestra prioridad.

Quizás también te interese…

Si te ha gustado comparte