El final del verano se acerca y, tras el impacto de sus altas temperaturas en nuestros vehículos, es fundamental ponernos manos a la obra con ciertas revisiones; aquellas que son vitales para el correcto funcionamiento del motor.

El cambio del aceite (y la revisión de sus adecuados niveles) es una de las más importantes. El motor es el corazón de nuestro vehículo, y para conseguir que funcione como es debido, debe estar limpio y sus piezas móviles bien lubricadas. De lo contrario, el deterioro está asegurado, el rendimiento se verá comprometido y el riesgo de que el motor llegue a griparse es muy elevado.

¿Cuándo tenemos que cambiar el aceite del coche para evitar problemas? ¿Qué pasos hay que seguir para cambiar el aceite de nuestro vehículo? Respondemos a estas preguntas tan frecuentes a continuación.

¿Cada cuánto debo cambiar el aceite del coche?

Por norma general, el aceite del coche debe cambiarse anualmente o cada 15.000 km; o bien cada dos años o cuando hayamos superado los 30.000km (lo que primero ocurra). La clave nos la dará la marca del aceite y las indicaciones del fabricante.

No todos los vehículos son iguales, por supuesto. Si estamos frente a coches muy antiguos, el cambio de aceite debe llevarse a cabo antes de llegar a los 10.000km, mientras que si lo que tenemos enfrente es un coche muy moderno, lo más probable es que un sensor nos indique la calidad del aceite, y nos avise cuando toque reemplazarlo.

¿De qué depende que tenga que cambiar antes o después al aceite de mi coche?

Principalmente, depende del tipo de aceite que necesite tu vehículo. En el caso de coches que tengan ya determinada antigüedad, suelen llevar aceites minerales o los conocidos como semisintéticos, que duran menos y necesitan ser reemplazados con menos kilómetros.

En cambio, la gran mayoría de los vehículos que circulan por nuestras carreteras requieren de aceites sintéticos con aditivos, que están concebidos para tener mayor durabilidad y darle al motor la máxima protección posible.

¿Qué tipo de aceite necesita mi vehículo?

En línea con lo que decíamos antes sobre que no todos los coches son iguales, tampoco lo son los aceites que necesitan. Y no solo debemos quedarnos en la diferenciación entre coches antiguos y coches modernos. Las características específicas de cada motor nos indicarán el tipo de aceite que debemos usar. No te preocupes, porque todo ello estará convenientemente especificado en el manual del fabricante.

El aceite debe proteger completamente las piezas vitales que hacen que el motor tenga una salud de hierro: cilindros, pistones, apoyos y codos del cigüeñal, taqués, válvulas, etc. De lo contario, la esperanza de vida de tu vehículo, por así decirlo, se reducirá drásticamente.

Los motores de gasolina suelen llevar, por lo general, aceites multigrado 0W-20, mientras que los diésel suelen disponer de aceites denominados 5W-30. La primera parte de esta nomenclatura indica el índice de viscosidad a bajas temperaturas: esto es, la temperatura más baja a la que el aceite es capaz de seguir conservando todas sus propiedades.

¿Cómo se cambia el aceite del coche?

Lo suyo es que si no solo tienes que rellenar (porque el nivel esté bajo), sino renovar totalmente el aceite de tu coche, acudas a tu taller de confianza. Así te asegurarás de que el proceso se lleva a cabo correctamente.

No obstante, si quieres aventurarte a cambiar el aceite con tus propias manos, ¡por supuesto que puedes hacerlo!: siempre y cuando sigas las indicaciones y recomendaciones del fabricante. Y no olvides reciclarlo como es debido, para evitar impactos dañinos en el medio ambiente. Para ello, puedes llevarlo a un taller o a un punto limpio.

Para cambiar el aceite de tu vehículo necesitas:

  • Un embudo.
  • Bidones de plástico para echar el aceite usado.
  • El filtro nuevo.
  • Llaves fijas.
  • Llave ajustable para el filtro del aceite.
  • Y, lógicamente, el aceite nuevo indicado por el fabricante.

Una vez que ya tengas todos los materiales, lo siguiente que debes hacer es aparcar tu coche en llano. ¡Esto es muy importante! Evita a toda costa cualquier cuesta o desnivel. Debes asegurarte, también, de que el motor está completamente frío.

Estos son los siguientes pasos que debes seguir para cambiar el aceite de tu coche:

  • Si el cambio de aceite no es por aspiración, tienes que quitar la carcasa que protege los bajos de tu coche.
  • El tapón para hacer el cambio de aceite está situado al fondo de la parte de atrás del motor. Coloca el bidón para recoger el aceite viejo y, antes de abrirlo, quita el filtro con la llave mecánica.
  • Una vez vaciado el filtro, extrae el tapón inferior para que el aceite que ya no sirve pueda ir cayendo en el bidón. Un truco para que caiga mejor es desenroscar el tapón superior del depósito.
  • Una vez terminada la extracción, pon  el nuevo filtro de aceite y vuelve a colocar el tapón en su sitio.
  • Ahora, poco a poco y con la ayuda del embudo, puedes empezar e echar el aceite nuevo. Para alcanzar el nivel adecuado, deberás ir haciendo comprobaciones con la varilla. Es muy importante que no te pases: en tal caso, tienes que llamar a asistencia para evitar una avería en el motor.
  • Coloca la carcasa de nuevo en su sitio.

Recuerda que siempre y en todo momento debes seguir las instrucciones del fabricante, recogidas en el manual de tu vehículo. Y ante cualquier duda, consulta con un profesional. Un adecuado mantenimiento de tu coche no solo te ayudará a obtener un resultado favorable al pasar la ITV, sino que hará que tu vehículo dure más tiempo y en mejores condiciones. Y todo ello repercute, sin duda, en tu seguridad al volante.

Quizás también te interese…

Si te ha gustado comparte