La primera pregunta que debemos hacernos antes de comprar un coche de segunda mano es tan obvia que, precisamente por eso, puede pasar desapercibida: ¿para qué necesito este vehículo? ¿Cuál va a ser su función? ¿Gasta demasiado para el uso que voy a darle? ¿Es el vehículo familiar que estoy buscando o no tiene el espacio suficiente?

Si tenemos claras nuestras expectativas, el perfil del vehículo que necesitamos se hará cada vez más evidente ante nuestros ojos. Debemos centrarnos en aquellos elementos clave del funcionamiento. Esto es, en qué estado se encuentra el “organismo” del vehículo. ¿Tiene demasiados kilómetros y nos va a ofrecer poca rentabilidad a largo plazo? ¿La suspensión está hecha polvo? ¿Es un coche seguro?

¿Qué revisar en un coche de segunda mano?

Es fundamental estar muy atentos para que no nos den “gato por liebre”. Evidentemente, la mayoría de la población no tiene conocimientos especializados (y muchas veces ni nociones básicas o intermedias) de mecánica.

Leer más