Efectivamente, los vehículos destinados al transporte de personas y en particular los Taxis, deben de cumplir una normativa específica y más exhaustiva que otros vehículos para ejercer dicha actividad. Los taxistas están obligados por ley, a pasar la inspección metrológica del taxímetro (el aparato que marca el precio del trayecto) y la ITV del vehículo de forma periódica; son dos revisiones diferentes y obligatorias encaminadas a garantizar un servicio de taxi eficiente, seguro y de calidad.

¿Quién no se ha preguntado alguna vez cuando ha cogido un taxi, si el taxímetro está contabilizando adecuadamente el importe que nos van a cobrar?

Leer más